LA BRECA Y SUS TÉCNICAS DE PESCA

canas2

 

 

 

 

 

 

 

Por nuestro amigo y colaborador Ginés Blaya “el Canas”

LA BRECA

Es un pescado blanco de la familia del besugo. La breca, también conocida como pagel o garapello, pagell, lamote, abretán o bica, es un pez marino muy apreciado, de carne blanda, delicada y exquisita. Su cuerpo tiene aspecto fusiforme, delgado y ovalado. y las escamas se extienden hasta el borde anterior de los ojos, cubriendo la cabeza. Sus ojos son de menor tamaño que los del besugo y aligote. Este precioso pez, tiene un tono rosado con unos puntitos azulados. Su boca puntiaguda  no es excesivamente grande, aunque posee una buena fila de dientes, éstos no son largos. Es hermafrodita aunque cuando alcanza su madurez predominan las hembras. Es de tamaño medio, pudiendo llegar a medir 50 cms, los ejemplares más comunes miden 10-30 cm. Suele habitar en fondos de hasta 100 mts, predominando los ejemplares mas jóvenes en fondos de menor profundidad, su tipo de fondo preferido es el denominado cascajo. No es un pez de roca pero se encuentra siempre junto a éstas, bancos de arena rodeados de rocas, corredores de arena que cruzan roquedos, alimentándose de lo que se cría junto a éstas.

breca2

 

Su cebo preferido es el cangrejo ermitaño, no desdeñando otros crustáceos, moluscos, gusanos y pequeños peces. Es de costumbres gregarias, por lo que podemos encontrarnos de vez en cuando con un buen cardumen, tiene sus querencias en cuando a lugares que frecuenta, por lo que el uso del GPS puede ser recomendable para los que las marcas visuales no son su fuerte. La breca vuelve año tras año a la misma marca y no es por otra razón que busca fondos ricos en nutrientes de los que se alimenta, y estos nutrientes suelen encontrarse casi siempre en los mismos lugares.

LOS ERMITAÑOS, su comida prefe.

Para mi gusto, el mejor cebo es el cangrejo ermitaño, siempre que el mismo sea vivo. Para ello nos proveeremos de un buen canasto de los mismos – hay que pagarlos a precio de oro a los profesionales que suelen sacarlos con el arrastre u otros artes- y los fondearemos junto a nuestra embarcación, rezando para que alguien no nos los “cambien de sitio”.

ermita

 

Como mejor solución a este vivero, podemos coger una caja grande de plástico de las que se usan para las hortalizas, a la que pondremos una tela de plástico con agujeros, en su parte abierta, con una puerta por donde sacarlos y echarles de comer de vez en cuando, por cierto que estos bichos se lo comen todo, dejando cualquier pez que pongamos en la caja en la mismísima raspa. Su mejor alimento es la piel de los grandes depredadores – pez espada, cazón, etc-, la cual devoran en pocos días, teniendo la ventaja de que n se corrompe tan fácil. Cuando vayamos a salir debemos sacar de la caja los pensemos que vamos a necesitar, depositándolos en un cubo grande o recipiente al que cambiaremos el agua con relativa frecuencia para evitar que mueran por el efecto del calor. Para sacarlos de sus conchas podemos usar dos métodos, uno el tradicional del martillo a base de golpes -en este caso deberemos de proveernos de una tabla sobre la que darlos para no dañar nuestra embarcación, y otro método mas sofisticado que consiste en adquirir un mechero de gas de los que se usan para encender los fuegos de la cocina, es decir de los de punta alargada (se pueden conseguir en las tiendas de “todo a 100”). Encendido el mechero haremos incidir el fuego sobre el lugar donde pensemos se encuentra la parte final del cangrejo, con cuidado de no quemarnos. Pronto el cangrejo saldrá de su guarida a todo trapo. Si usamos mecheros de cigarrillos, acabaremos con el mismo roto por el efecto del calor o quemándonos los dedos.

Si no conseguimos ermitaños, podemos pescarlo en segundo lugar con lombriz americana, calamar, etc.

FORMA DE PESCA

La breca es un pez muy receloso y un sibarita a la hora de comer. No entra con cualquier cebo y con aparejos vastos. Nos encontramos ante una pesca de las que denominados “Pesca Fina”, es por ello que su captura constituye un auténtico reto para todo buen pescador.

A diferencia de otras pescas en las que se puede dar movimiento al aparejo, la breca quiere que su cebo se encuentre sobre el fondo y en reposo. La brazolada de hilo que sujeta al anzuelo no deberá sobrepasar el 0,30, ésta deberá ser larga, y con hilo invisible de alta calidad. El tamaño de los anzuelos será del 3 al 6 según sean de grandes los individuos a capturar.

En cuanto al aparejo, los hay para muchos gustos, pero yo me decanto por el mas simple de todos: El plomo agujerado que colocaremos previamente al esmerillón o quitavueltas y a continuación nuestra brazolada de hilo fino con un solo anzuelo. Para mi gusto es preferible calar varias cañas con un solo anzuelo que llevar aparejos de varios anzuelos, que lo único que hacen es atraer a otras especies no deseadas.

breca[1]

Una vez elegido el sitio mi preferencia es el fondeo, como siempre insisto la breca come a fondo y con el cebo en reposo, cualquier movimiento la hace recelar y largarse. Este sistema de fondeo tiene el inconveniente de que si no damos con ellas puede ocurrir que no nos comamos una rosca, y tengamos que fondear varias veces antes de conseguirlas, pero la pesca es así.

Como decimos la breca es un pez muy asustadizo, y hay que dejarlo comer tranquilo. Es preferible dejarlo comer sin pegarle el tirón para clavar, que tirarle a destiempo. Es un pez que se suele enganchar solo, incluso cuando notamos una primera picada es conveniente soltarle hilo, de esta forma se embuchará y su captura estará asegurada.

Una vez esté clavado el mismo, procederemos a sacarla con extremo cuidado y usando el freno de nuestro carrete, que tendremos calibrado previamente para contrarrestar las cargadas que el misma pueda dar, y que si es de buen tamaño podemos perder de no actuar con la diligencia de todo buen pescador y sobre todo no tener prisa por sacarla, tened en cuenta que si la subimos despacio disfrutaremos mas y el riesgo de perderla será menor. Tened en cuenta: Pez desanzuelado=mala suerte. Sedal partido=mal pescador.  Y mucho cuidado con su artimaña de dejarse llevar o nadar hacia arriba, pues en ocasiones lo hace  y nos produce “el despiste del novato”, dejándole el sedal flojo al creer que se ha soltado. No destenséis jamás el sedal aunque creáis que se ha marchado. Aprovechad su estratagema para ganarle unos metros de hilo dándole mas revoluciones a la manivela del carrete. Enseguida vendrá una nueva cargada espectacular y a luchar.

Al subirla al barco debemos tener a mano dos cosas: Una el salabre o sacadora, para los ejemplares de buen tamaño y otra un desanzuelador para las que vengan embuchadas.

CONCLUSIONES

Para pescar este tipo de espárido, la breca o pagel, buscaremos una profundidad de sonda de 30 a 60 mts, con un fondo mixto o en su ausencia buscaremos las caídas de las piedras o arrecifes. Si el mar nos lo permite pescaremos al rolo y sino fondeados (ésta última es siempre la mejor opción, si conocemos la marca exacta).

La biología de estos espáridos es muy común en la especie, no tienen rasgos que la distingas del grupo sparidae.. Suelen alcanzar un peso de hasta 4 kg y su alimentación preferente es la siguientes: con aguas templadas, superior a los 12 grados, suele comer todo tipo de cebos frescos ( quisquillas, gambas, ermitaños, camarones y pequeños moluscos). Con aguas frías, menos de 12 grados, su actividad alimenticia es mas selecta y es cuando el pescador debe intentar dar con el cebo que esta comiendo, yo personalmente en esas fechas suelo tentarlas con gambas medianas del terreno y me da buenos resultados.

 

El aparejo no importa demasiado siempre que sea sencillo, no lo llenéis de perlitas, etc… anzuelos de 2 y un poco de mar de poniente.

 

El cebar la zona no es muy aconsejable ya que acudirán aligotes, bogas, etc.. y no dejaran comer a las brecas.

 

Suele ser un pez algo solitario en ejemplares grandes, por lo que no pescareis gran cantidad de ellas, una buena pesquera de brecas kileras rondaría los 10 u 12 ejemplares, lo normal es que sean menos ya que están muy seguidas por pescadores profesionales y eso cada día se va notando bastante y por supuesto hay que echarles tiempo y como se dice en Murcia, bastantes pesqueras.
espero que estos breves consejos os sirvan de orientación a los que vais pescar al fondo y veis como el vecino saca alguna que otra breca, intentarlo y veréis que también vosotros sabéis pescar brecas. este mismo sistema lo pongo en practica con cachuchos, antoñitos, parguetes, vidriadas, etc… acompañando algunas veces a la gambas con alguna que otra lombriz americana.

 

Vuestro amigo Ginés  ” El Cana “.

 

 

Deja un comentario

*